VALESCA CAMILO AROS, EGRESADA DESTACADA DEL MES JULIO 2018



VALESCA CAMILO AROS, EGRESADA DESTACADA DEL MES JULIO 2018

Soy una orgullosa Administradora Pública de la Universidad de Valparaíso y una agradecida de la experiencia que significó comenzar una carrera vespertina en extinta sede de Rengo.

El primer año, luego de la partida de un significativo número de compañeros (quienes no concluyeron el primer semestre) un día me vi teniendo clases de forma personalizada con profesores con dedicación exclusiva. En ese escenario conocí personas increíbles (compañeros y profesores) quienes pese a las dificultades, siempre se preocuparon de que el estándar de clases fuera el mismo que tenían mis compañeros del horario diurno.

Mi segundo año (último en Rengo), debí cambiar de jornada porque una sola alumna en vespertino, no justificaba el funcionamiento de este horario. Fue un año difícil luego de que se nos comunicara el cierre de la sede y el traslado a otro Campus.

Los años en el Campus Santiago, estuvieron llenos de nuevas experiencias en relación a la vida universitaria, habían más herramientas e interacción con otras carreras, lo que obviamente hizo más grata y positiva la estadía en la Universidad.

Al concluir mi cuarto año inicié la búsqueda de Práctica y en enero del 2011 emprendí el proceso en el Departamento de Finanzas de la Subsecretaría de Agricultura. Luego de tres meses me ofrecieron integrar el equipo en calidad de honorarios, fue una experiencia que siempre he definido como la mejor escuela. Era un grupo pequeño y cada profesional compartió su experiencia y conocimientos, permitiéndome así generar una base que me ha definido como profesional y como persona hasta hoy. Fue un período enriquecedor, pero no por eso menos complejo, ya que debía compatibilizar mis responsabilidades con mi último año y, siendo sincera, fracasé, porque debí congelar y dedicar todo el tiempo al trabajo. Con el tiempo entendí que lo sucedido fue sólo un momento que debí pasar para seguir adelante, donde a veces uno puede fallar en la decisión que toma, pero esto no nos define, sino más bien nos prepara para alcanzar nuestras metas.

AI iniciar el 2012 llegué a cumplir funciones en tres Unidades del Departamento de Administración y Finanzas de la Comisión Nacional de Investigación Científica y Tecnológica (CONICYT): Presupuesto, Contabilidad y Cobranzas; en todas ellas aprendí mucho, conocí colegas que se transformaron en mis amigos y por qué no decirlo, en referentes.

Al terminar el 2013, me ofrecieron volver a la Subsecretaría de Agricultura, las condiciones habían cambiado y la posibilidad de acceder a una contrata fue lo que me motivó a decidirme. Siempre tuve un cariño especial por “Agricultura”, porque fue mi primer trabajo en el Servicio Público y en donde entendí que pequeñas acciones pueden generan gran impacto en la gente y que así inician los cambios.

Luego del cambio de Gobierno de Marzo de 2014, y con la llegada de las nuevas autoridades, el ambiente se transformó y se hizo incierto, por lo que poco después, decidí iniciar la búsqueda de una nueva oportunidad laboral. Así fue como llegué a la división de Administración y Finanzas en la Subsecretaria de Energía, lugar en el que estuve tan sólo unos meses, los que fueron suficientes para crecer profesionalmente. Se me dio el espacio para generar propuestas y compartir mi experiencia.

Actualmente soy la Encargada de Tesorería en la Superintendencia de Seguridad Social (SUSESO), y creo que éste ha sido el trabajo que más frutos me ha dado, más desafíos y más responsabilidades. El mayor obstáculo que encontré en la SUSESO fue formar parte de un equipo mayor, con alta resistencia al cambio y con la habitual respuesta “siempre lo hemos hecho así”, es ahí donde la empatía jugó un gran rol, había que generar cambios y a la vez potenciar lo mejor de la experiencia de mis compañeros y así darle un vuelco a la Unidad de Finanzas. Ha pasado el tiempo, y con mucho esfuerzo hemos mejorado en tiempo y forma el cumplimiento de nuestras funciones.

En todo el tiempo que me he desempeñado en el Servicio Público, primero como estudiante de Administración Publica y luego como titulada, he aprendido que todo esfuerzo siempre trae su recompensa. Hoy me siento afortunada por ser considerada un aporte, que pese a que muchas veces el trabajo se torna ingrato en el Área de Finanzas, donde en períodos de cierre no existen fines de semanas y muchas veces la jornada se extiende por largas horas, la sensación del trabajo cumplido me recuerda la motivación que me llevó a la elección de esta carrera y sin importar o no que la función que se desempeñe, el impacto de nuestras acciones, traerá una solución a un beneficiario desconocido que recurre a alguna Institución en busca de orientación y respuestas que probablemente generaran un impacto en él y su entorno.



Publicado el 07-08-2018 por Administrador en Egresados visto 33 veces